Crónica | Real Madrid 3-1 Eibar. Al Madrid le basta con una parte

Quién nos iba a decir hace unos meses que se daría así la jornada 28 de la Liga. A mediados de Junio, cuando todos deberían estar pensando en sus vacaciones o preparando la Eurocopa, volvía el Real Madrid tras tres meses de parón obligado al Di Estéfano para jugar el primer partido del reinicio de la competición nacional, recibiendo a un Eibar que cada vez se hunde más en la tabla y que mucho tiene que cambiar en este tramo de liga “post-confinamiento” para acabar salvándose a final de temporada. 

En la vuelta a la normalidad, Zidane optaba por un 4-3-3, con su clásico -Casemiro, Modric, Kroos- en el centro del campo y con la novedad de Rodrygo por la derecha, además de la vuelta de Hazard. El resto, los esperados y habituales. 

Puede parecer complicado el retorno después de tanto tiempo de inactividad para muchos equipos, pero no fue así para el Real Madrid. Como dice la expresión, “salir y besar el santo”. Acababan de saltar los conjuntos al terreno de juego y, al minuto 3 de partido, tras una jugada de Benzema en banda, el balón quedaba suelto para Toni Kroos en la frontal del área, que hacía uso de ese golpeo tan exquisito de interior que tiene para poner el balón en la misma escuadra izquierda de Dimitrovic y conseguir el que sería su cuarto gol en la presente Liga. 

A partir de aquí, comenzaba un partido más trabado, con numerosas interrupciones y fallos no forzados, propios de jugadores que se encuentran poco rodados y con un centro del campo armero muy poblado que impedía al conjunto merengue circular con cierta fluidez. De hecho, si le cuentas a alguien que esto es parte de un partido de la Jornada 1 de la Liga, no tiene porque dudar de tus palabras … Así, el Real Madrid se protegía en torno al balón y la posesión, tratando de acorralar al Eibar, manteniéndose seguro antes las aproximaciones del cuadro visitante y haciendo mucho daño en salidas rápidas y cuando conseguían llegar a tres cuartos. Y precisamente con una salida rápida fue como llegó el segundo gol. Robaba Ramos en campo propio y abría para Benzema, quien, tras otra genialidad de las tantas que ha dejado hoy, encontraba con un pase entrelíneas a Hazard que solo ante el portero cedía el balón al capitán blanco, que se había incorporado desde la defensa y marcaba a placer el 2-0. 

Todo marchaba para el elenco de Zidane que hacía mucha sangre cada vez que llegaba a las inmediaciones del área frente a un Eibar débil atrás. Y justo antes del descanso, llegaría el tercero. Otra vez Hazard y Benzema, que se inventarían una pared de fantasía para dejar de nuevo solo al belga, aunque su disparo a bocajarro fue repelido por el portero del cuadro vasco. El rechace en la frontal era recogido por Marcelo, que la empalaba de primeras para poner el tercero en el electrónico. Celebraba el brasileño hincando su rodilla al cielo y levantando el puño al cielo. 

Así llegaba el final de los primeros 45 minutos, con un Madrid que alternó periodos de dominio absoluto sobre el cuadro de Mendilibar, que apenas sufrió atrás y que hizo uso de su efectividad y pegada para llegar con un resultado abultado al descanso. Destacar la primera mitad de Benzema, Hazard y Ramos, un día más como líder absoluto de la zaga y que con su gol igualaba a Koeman como el defensa más goleador de la historia de primera.

Comenzaba  una segunda parte que iba a ser muy diferente para el equipo local. Carvajal tenía que ser sustituido por Mendy al descanso y el Real Madrid daba un bajón físico y de juego considerable. Tras varios sustos sobre la meta de Courtois, como una ocasión a los diez minutos y un tiro desde la frontal de Expósito, ambas desmanteladas por el cancerbero belga, y un larguero a la salida de un córner, llegaba el primero para el Eibar. De nuevo en un saque de esquina, el balón quedaba rechazado y tras un golpeo desde dentro del área el balón pegaba en un jugador del Eibar para colarse entre las piernas de Courtois.

Las cosas no iban bien y Zizou lo sabía. Así pues, se aprovechó de la nueva norma de los 5 cambios e introdujo tres caras nuevas para refrescar el equipo: Bale, Vinicius y Militao. Pero poco cambió para los locales, que seguían muy estirados y concediendo muchos espacios a un cuadro visitante que, por suerte para el Madrid, no aprovechó ninguna de las que tuvo durante de la segunda mitad y no pudo llegar a meterse de lleno en la lucha por discutirle los puntos. Muy poquito del equipo merengue en la segunda parte, que veía como pasaban los minutos y parecía que se conformaban con el resultado. Las fuerzas comenzaban a escasear y se llegaba al final de los 90 minutos, sin pena ni gloria.

Así pues, el Real Madrid consigue los tres puntos en su vuelta al trabajo, con dos versiones totalmentes distintas que coinciden con cada mitad. Una primera parte en la que hicieron uso de su efectividad y una segunda en la que volvimos a ver ese Real Madrid sin ideas, quizás condicionados por la falta de físico y de ritmo. Pese a ello, siguen de lleno en la lucha por el título y replican la victoria del FC Barcelona ayer en Mallorca. Ahora, a pensar en el Valencia y a trabajar en la cantidad de partidos que vienen en este nuevo calendario tan concentrado. 

POR: ANTONIO MATEOS 

@Antonio_MateosR

AM

1 Comentraio
  1. Anónimo dice

    Muy buena crónica como a las que nos tiene acostumbrados este hombre. Detallando lo importante de manera sencilla, cortita y al pie, y analizando cada movimiento ocurrido en el partido.
    Sigue así que llegarás lejos 💪🏻💪🏻💪🏻💪🏻

Deja un comentario