Crónica PSG 3-0 Real Madrid | Repitiendo curso

Hoy es uno de esos días en los que no es sencillo sentarte delante de la pantalla darles a las teclas para plasmar un sentimiento, una idea o simplemente describir lo que vieron mis ojos ayer en el Parque de los príncipes.

Salían los nuestros al césped con un once de circunstancias por las bajas, pero también de garantías, mirando los nombres uno a uno el equipo debería como mínimo competirle al PSG, sobre el papel la disposición táctica parecía colocar al Real Madrid con un 4231 con Carvajal, Varane, Militao y Mendy en la defensa, Kroos y Casemiro en el doble pivote, dejando la línea de tres para James, Hazard y Bale. La punta de ataque para Benzema.

El partido comenzaba con un PSG agresivo, presionando arriba y complicando la salida del balón a los ayer azules, nos era prácticamente imposible encontrar a Kroos o a Casemiro para empezar a construir un ataque solvente, Varane rifaba cada balón largo que jugaba buscando a Bale o a Benzema, Hazard desaparecido, no es un futbolista que destaque por su juego sin balón y un James que intentaba pases imposibles, definieron unos primeros compases donde se veía venir un partido difícil, más aun cuando nos perdonaron un penalti por manos de Militao, que aunque de manera involuntaria, golpea el balón con la mano, la nueva norma dice que es penalti, al igual que dice que el portero debe estar tocando la línea en los penaltis, pero eso es otra historia.

Nos levantaba James del sillón con un pase profundo a Bale que tras ganar línea de fondo intenta el pase de la muerte a Karim, pero detiene muy atento Keylor.  En la siguiente jugada, como por desgracia se está convirtiendo en un clásico en nuestro equipo, un centro lateral mal defendido por Carvajal, llega a los pies de Di Maria que, al primer toque y al primer palo, convierte el primer gol del partido, mal Carvajal y mal Courtois que no tapa su palo, uno a cero.

Minutos después una falta al borde del área ejecutada por Bale, nos hacía pensar en el empate, pero la pelota se marcho elevada, un pase magistral de James, un buen chut de Hazard y poco más, nada entre los tres palos, nada que exigiera a Keylor, que vivió un partido plácido.  Corría el minuto 33 cuando Di María volvía a recibir libre de marca al borde del área y con un disparo seco volvía a batir a Courtois ante la atenta mirada de cuatro defensores.

Y así nos marchábamos al descanso, con un equipo roto, sin ideas y falto de ritmo e intensidad, esperando una solución desde la zona técnica que tampoco llegó. La segunda parte fue un monologo del PSG donde todo nuestro juego se basaba en despejar balones lo más lejos del área posible, a lo mejor eso es a lo que se refería Zidane con “a tomar por saco”. El colofón final llegaría con un gol anulado a Benzema por fuera de juego posicional de Lucas y un tercer gol del PSG tras una jugada a base de paredes de los dos laterales franceses, que con 5 pases desarbolaron el entramado defensivo blanco.

Triste imagen de un equipo llamado a cambiar el rumbo del año pasado y que visto lo visto ayer va mas encaminado a repetir año que a cambiarlo. Podemos buscar culpables en la intensidad, en la capacidad o debajo de las piedras, pero la gran realidad es que el sistema no funciono y dejo el centro del campo a merced del PSG que hizo lo que quiso, como quiso y como quiso. Que la defensa sigue haciendo aguas y que la gran mayoría de los errores son cosas que no se trabajan, cosas que se tienen o no se tienen y por lo visto ayer en París la sensación es que no se tienen.

Ahora bien, el primer paso para solucionar una situación así es ser consciente de que se está en una situación así, veremos y esperemos que Zidane sea capaz de verlo y reaccionar a tiempo, de momento el domingo visitamos al líder de primera, el Sevilla en el Pizjuan.

Deja un comentario