Soy del Madrid, pero…

En los últimos meses, meses duros por cierto, no paramos de leer a muchos “madridistas” utilizar la expresión “soy del Madrid pero…”, y yo me pregunto ¿pero qué?

Esta coletilla solía ir acompañada en los tiempos de Cristiano por “soy del Madrid pero… Messi es el mejor jugador del mundo”. Sinceramente, negar la calidad del argentino sería de necios, Messi es un gran jugador. Ahora, yo soy del Madrid sin peros y mis jugadores siempre serán los más guapos, los más altos y los mejores del mundo, puedo reconocer a un buen futbolista pero jamás le pondré por delante de uno de los míos.

También leemos cosas del estilo “soy del Madrid pero… hay que reconocer que Piqué es un tío de puta madre y muy gracioso”. Gerard Piqué, el mismo que nos dedicó una manita en la derrota, que cuando gana un título espeta frases del estilo “vamos a celebrarlo que se jodan en Madrid”, el mismo que habla de Álvaro Arbeloa como un cono-cido y otras tantas lindezas hacia nuestro club. ¿Te parece gracioso? Pues yo soy del Madrid y nunca me podrá hacer gracia un personaje que descalifica de esa manera a algo que quiero tanto.

Otra de las variedades es la de “soy del Madrid pero… tal jugador es un (inserte aquí su insulto)“. No sé si mi forma de sentir el Real Madrid es la correcta o tal vez no esté a la moda, pero no puedo descalificar de la manera en la que veo a un jugador al que tanto he apoyado, por muy mala temporada que esté haciendo o tenga un partido malo. Todos en algún momento hemos comentado la forma física de alguno de los nuestros o el poco esfuerzo que vemos en determinadas circunstancias, pero hacer “memes” con ellos o insultarles, no esta en mi manera de vivirlo.

Una muy buena que he leído hace poco es “soy del Madrid pero… he celebrado un gol del Barsa”. ¿Cómo? Nunca jamás, podré celebrar un gol del eterno rival, por mucho que ese gol beneficie a un equipo con el que simpatice, porque una cosa es la simpatía y otra cosa es el amor; el amor por unos colores y una forma de vivir que es imposible compaginar con celebrar un gol del eterno rival. Creo que ni aunque un gol del Barcelona nos diera un título, podría celebrarlo, sinceramente.

Pero la que sin duda se lleva la palma es la de “soy del Madrid pero… ojalá perdamos”. ¿De verdad existe alguien que desee mal a aquello que ama? Es como si crees que tu padre conduce mal y dijeses “quiero a mi padre pero ojalá se estrelle contra un camión” No puedes desear el mal a lo que más quieres. La manera en que el favoritismo hacia un integrante de la plantilla desemboca en ira, mofas o insultos a otro, es totalmente demencial”.

Si vas a querer, hazte el favor de querer sin peros. Quiere sin peros en la lengua y si no puedes, busca a otro con quien gastar tus peros, cuando los gastes todos y no te queden peros, vuelve, que te estaremos esperando, porque en el amor a este escudo, no existen los peros ni las condiciones.

@HCFanego

Deja un comentario