Un nuevo reto en el nuevo fortín blanco.

Tras un parón de selecciones en el que el Madrid puede darse con un canto en los dientes por un relativo saldo positivo de lesionados/sanos, volvía el fútbol al Di Estéfano, el nuevo fortín blanco que además está resultando un amuleto para el equipo de Zidane, porque todos los encuentros se han saldado con victorias. 

La única mala noticia, la caída de Martin Odegaard de la convocatoria debido a unas molestias musculares que arrastra de la concentración con Noruega. No podía faltar (y no, no hay caso Martin Odegaard, podéis estar tranquilos). Eso si, la alineación de Zidane vuelve a ser un enigma. Muchos jugadores vuelven del parón con muchos minutos en las piernas, como Modric o Kroos (que además volvía de lesión). ¿ Volverá a apostar por la doble punta ? 

Quien lo diría hace unos días, cuando se reabrió otra nueva polémica en torno al serbio Jovic por un desliz de Mayoral en su presentación con la Roma en la que aseguraba que Zizou le había pedido quedarse y que además estaba dispuesto a prescindir de Luka. Sin embargo, ya ha salido el míster francés a desmentirlo a rueda de prensa. Ya sabemos como es con los suyos … “Como voy a querer echarlo, si lo pedí yo …” decía el bueno de Zinedine. También se deshacía en elogios con los “brasiniños”. Vinicius viene descansado y Rodrygo, con la moral alta tras su experiencia con la selección brasileña. Todo esto a la espera de Hazard, que parece que ni siquiera llega para el clásico. Son muchas las incógnitas (aunque esto no es ninguna novedad) en el once inicial de mañana.

Enfrente, el Cádiz. Los sureños vienen con muchísimas ganas de hacer daño el vigente campeón y empezar a hacer ruido en la máxima categoría del fútbol español. Tras un arranque aceptable para un equipo en el que le faltaban aún los últimos flecos por apuntalar, el cuadro gaditano sigue valiéndose de su aguerrido y rocoso 4-4-2 para hacer frente a todos sus rivales, tal y como hacían el año pasado en la división de plata. No tienen miedo al Real Madrid, o así lo declaraba hace unos días su entrenador Álvaro Cervera. Equipos como Athletic, Sevilla, Huesca o Granada ya han sufrido los rigores de este clásico sistema, con una defensa férrea y con unos ataques en emboscada liderados por el capitán José Mari y por Álex Fernández, viejo conocido en la casa blanca y que además podrá coincidir con su hermano, Nacho Fernández, aunque este defendiendo los colores locales. El equipo gaditano sabe muy bien lo que hacer con el balón; es un juego simple, pero son muy eficaces a la hora de recuperar el cuero y tratan de evitar perderlo en ciertas zonas del campo para que el equipo rival no los pille con las líneas adelantadas, que es quizás donde más sufren los amarillos. 

Un partidazo entre dos clásicos del fútbol español que, como se dice coloquialmente, juegan en ligas muy diferentes. Y aunque esta expresión pueda ser más bien válida para unas fechas de competición más tardías, estos tres puntos ya significan mucho para sus respectivas peleas. El Cádiz necesita puntuar para mantenerse en la zona tranquila de la tabla y el Madrid quiere la victoria para seguir en los más alto de la clasificación, aunque ahí acabará la jornada pase lo que pase con su perseguidor, el FC Barcelona, porque estos aún cuentan con un par de jornadas por jugar, que fueron aplazadas al inicio de Liga. 

¡QUE ARRANQUE EL FÚTBOL!

POR: ANTONIO MATEOS 

@Antonio_MateosR

AM

Deja un comentario