Felipe Reyes y el ocaso que nunca llega

Bien podría ser este el título de una película, y sin embargo es la realidad que vive el capitán del Real Madrid de baloncesto a día hoy. A un par de meses de llegar a los 38 palos (que se dice pronto), Felipe está, o mejor dicho, sigue en su segunda juventud deportiva; y no parece que esto se vaya a acabar a corto plazo.

Y esto es algo nada fácil teniendo en cuenta las circunstancias que se llevan dando en la sección desde verano en el tema de las lesiones. Con los máximos baluartes del equipo fuera de juego para tiempo, era necesario que la llamada, aunque visto lo visto se podría decir mal llamada, segunda unidad dieran un paso al frente. ¡¡Y vaya si lo han dado!! No sólo han dado uno sino dos y hasta tres. Los resultados y la sensación de bloque compacto y sin fisuras que da el equipo así lo corroboran.

El caso de Felipe además no puede tener más mérito. El juego interior ha sido el más perjudicado por la plaga de lesiones, y con tres bajas del roster inicial sólo ha llegado una incorporación, como es la de Tavares.

Esto nos ha llevado a exprimir al máximo los recursos de los que se disponían. Ese rol cada vez más secundario que muchos podían suponer que tendría el capitán no ha llegado, y su media de minutos tanto en Euroliga como en la ACB está en 17. ¿Y el rendimiento en esos minutos? Pues nadie puede negar que sigue aportando por encima de lo que muchos podrían esperar en un jugador de esa edad. Casi 9 puntos y 5 rebotes en Euroliga y en la competición española. No es cualquier cosa. Claro que luego nos paramos a pensar que hablamos de Felipe Reyes y entonces todo cobra sentido, todo cuadra.

Debo reconocer que soy de esos que hace un par años estaba convencido que la carrera del jugador cordobés empezaría a entrar en una cuesta abajo, propia y lógica en todo deportista de élite. Además, cuando se supo que se le había renovado en verano por dos temporadas, me pareció algo no demasiado acertado; puesto que entendía que un 1+1 hubiera sido lo más lógico. Aunque si de algo no dudaba es de que no habría ningún problema con él si su rendimiento no llegaba al mínimo que podría necesitar el Madrid y el equipo necesitaba liberar esa plaza en la rotación. Pues bien, no podía estar más equivocado. El tiempo ha ido quitándome poco a poco esa idea de la cabeza y ahora mismo no puedo dejar de tener la impresión de que ese ocaso que se le presupone a todo deportista no está cerca de llegar. Es más, estoy cada día más convencido de que se acabará retirando cuando él quiera a un nivel sorprendentemente alto y que tal ocaso no le va a llegar. Y seguro que no soy el único que lo piensa.

Felipe Reyes Real Madrid
Fuente: @ACBCOM (Twitter)

Curiosamente, el capitán es un jugador que no deja indiferente a nadie y, aunque podría parecer lo contrario, no tiene buena prensa entre todos los aficionados al baloncesto. Ni siquiera entre todos los madridistas. Hay incluso quien le niega el mérito de lo que hace, siendo un jugador que juega en un puesto donde tener un físico fuerte y/o gran envergadura es casi primordial. Las opiniones de cada uno son muy libres, pero negar la evidencia que se ve en cada partido donde mantiene un magnífico nivel sería de necios.

Mientras alguno de sus compañeros sí que parece tener visos de que su nivel se va a alejando poco a poco de sus mejores días, el cordobés no decae y su nivel se resiste a conocer la decadencia. Vale, tendremos que aceptar que el tren de Felipe Reyes siempre va a tener plazas libres porque nunca se llenará al 100%; pero al final acabará dando igual que la gente tenga que ponerse en pie para aplaudirle estando subido en el tren o habiéndose quedado en la estación.

@IvanEstcha

2 Comentarios
  1. Bandolero dice

    Crack felipón. Un ejemplo para todos de esfuerzo y trabajo. Me alegro mucho que haya podido vivir esta era de triunfos con el Real Madrid, pues se comió la peor de las etapas.

    Gran artículo

  2. Dermon dice

    Buen artículo Iván, estamos ante un tío que será una parte muy importante de la historia de la sección.

Deja un comentario