Crónica| Divina Seguros Joventut 66-84 Real Madrid

Partido serio que se llevó el Real Madrid frente a Joventut de Badalona por 66-84. A los de Laso les sirvió un primer cuarto muy inspirado en ataque para mantener la ventaja durante lo que restó de partido. Supieron contener los sustos de la Penya y no permitir ni un conato de remontada para rematar la cuarta victoria en ocho días.

El primer cuarto comenzó con mucho ritmo, con los dos equipos corriendo de lado a lado constantemente. Ese tipo de juego beneficia mucho al Real Madrid, que se vio cómodo y seguro, apoyado en Causeur y Yusta. La Penya, en cambio, veía cómo sus porcentajes eran muy bajos y los de Laso se iban en el marcador. Defensivamente, los hoy locales estaban blandos, sin buscar las faltas, y los blancos no iban a desaprovecharlo. Así, nada más cruzar el ecuador del período la distancia estaba ya en 13 puntos (2-15). El resto del tiempo la dinámica fue muy parecida y la diferencia no dejó de aumentar. Al primer entretiempo llegamos con un categórico 6-26 en el electrónico.

El festival ofensivo madridista, no obstante, estaba destinado a acabarse. El Joventut se dio cuenta pronto de que no se puede jugar con los de Laso a muchos puntos e intentó ralentizar el partido. Los de Badalona aumentaron la intensidad defensiva lo suficiente como para que la ventaja del Madrid dejara de crecer, al tiempo que poco a poco mejoraban en el tiro de 2. El parcial del segundo cuarto estuvo muy igualado, si bien a los de Badalona todavía les faltó algo más de fuerza en defensa (el Madrid no fue a la línea de libres en toda la primera parte). Poco a poco, aun así, el Joventut se colocó a 15 puntos con un 0-6, lo que provocó la entrada de Doncic para cortar el parcial. Sin embargo, ni siquiera él pudo frenar la mejoría de la Penya, y al descanso nos fuimos con 26-39.

La consigna de los de Laso era clara en el tercer período: defender con más fuerza y volver a la anotación del primero. De salida el Joventut se puso a 10, pero a base de triples y 2+1 la distancia regresó a los 22 puntos (38-60). Luka Doncic entró en el encuentro de lleno y demostró por qué se está ganando la vitola de mejor jugador de Europa. El esloveno juega y hace jugar con mucha facilidad, y además contaba hoy con los inestimables apoyos de Tavares y un Yusta genial. Jugada tras jugada y defensa tras defensa el Madrid volvía a estar cómodo, olvidando los posibles fantasmas del segundo cuarto. De este modo los de Laso dejaron el partido en 43-68 para los últimos diez minutos.

No hubo revolución de la Penya a la salida del cuarto período. De hecho, el ritmo del partido bajó mucho, hasta el punto de que pasados casi cinco minutos el parcial era solo de 6-2. Entonces, un tiempo muerto relanzó el encuentro, que volvió casi a la intensidad de los cuartos anteriores. Aun así, ambos equipos eran ya conscientes de que todo estaba decidido. El partido regresó al intercambio de canastas, con bastante acierto en ambos bandos. Un Rudy inspirado frente a su exequipo y un Thompkins siempre serio sirvieron para mantener la ventaja rondando los 20 puntos. La reacción de los de Badalona no llegó y finalmente el partido acabó 66-84.

Con esto, el Real Madrid cierra una semana navideña frenética, con cuatro victorias en apenas ocho días. Se reafirma en su posición de líder de la ACB con 14 victorias y tan solo 1 derrota. Los de Laso descansan hasta el próximo viernes 12 de enero, cuando visitarán en Moscú al Khimki (18:00 horas).

@_albacg

Deja un comentario