Crónica | Kirolbet Baskonia 86-76 Real Madrid

El partido siguió un guion que para casi todos era conocido: un equipo que juega en casa y necesita una victoria, otro que viene dando descanso a jugadores importantes y que poco tiene que progresar en la clasificación. Todo hacía indicar que esto iba a acabar con la victoria del primero.

Un quinteto inédito por parte de los blancos con Llull, Causeur, Yusta, Randolph y Kuzmic. En los primeros minutos tras un parcial de 19-9, Laso se desesperó por primera vez, y teniendo en cuenta lo mal que estaban jugando ambos equipos. Hubo minutos para Kuzmic, que llevaba mucho tiempo sin jugar, y se notó la falta de ritmo de juego; llevando 5 minutos había hecho 3 faltas. Hubo un amago de reacción y al final del primer cuarto nos acercamos en el marcador hasta el 22-18.

Llegamos a un segundo cuarto donde llegaron a irse por 8 puntos los baskonistas. Aquí hubo buenos minutos de Thompkins y de Prepelic, pero nunca suficiente para llegar a empatar el partido, 39-36 al descanso.

En el tercer cuarto es cuando el partido acabó de romperse a favor de los azulgranas. Salieron los mismos que empezaron el partido, y recibieron un parcial parecido, subiendo la máxima diferencia hasta los 12 puntos (50-38). Los intentos por no alargarse más en el electrónico eran infructuosos, ya que una y otra vez los fallos en el triple no hacían posible la remontada. Nos fuimos a los últimos 10 minutos con 64-53.

Como en los principios de cuarto anteriores, Baskonia aceleró y llegó a marcharse por 16 (69-53). Laso decidió dar la oportunidad de jugar a Pantzar desde el principio de este tiempo, y habiendo empezado bastante mal, un sensacional parcial de 3-15 nos puso a 4 puntos y pareció posible la remontada. El intercambio de canastas se sucedió hasta el final: el miedo a perder de los vitorianos lo suplió Poirier, que fue el que más creyó en la victoria y así lo certificó. El partido volvió a la diferencia más repetida en el encuentro, con 84-74 a falta de 1 minuto. Al final la derrota se cerró con el marcador de 86-76.


El penoso porcentaje de 3 (9-24, 26,5%) y demasiadas segundas oportunidades concedidas (19 rebotes concedidos en nuestro aro) han sido claves para que el partido se resolviese de esta manera. Esperemos que haya merecido la pena dar hoy esta imagen, ganando el domingo al Barcelona Lassa.

@PedroTorreGue

Deja un comentario