Arranca el Madrid de Zidane 2.0

Tras dos meses sin hacerlo, el balón volvió a rodar. Había ganas de ver de nuevo al equipo blanco tras una nefasta temporada que ya debe quedar en el olvido. Enfrente, un viejo conocido como el Bayern de Múnich, que aunque sea en pretemporada, siempre te complica la vida.

          En cuanto al partido, como suele ocurrir en este tipo de encuentros veraniegos, pocas conclusiones se pueden sacar. Los primeros cuarenta y cinco minutos nos mostraron un Real Madrid con ganas de empezar con buen pie, presión alta y una intensidad y ritmo de juego muy alto para las alturas de temporada en las que nos encontramos. Como ya adelantó Zidane antes de finalizar la temporada anterior, el 4-3-3 es historia y esta noche pudimos ver un 4-2-3-1 que mutaba a 4-4-2 en fase defensiva, aunque es de entender que el técnico francés seguirá probando cosas a lo largo de estos partidos.

Sólo una cara nueva en el once inicial, la del belga Hazard, que fue de menos a más y que dejó destellos de su clase, demostrando que cuando tiene la pelota algo va a ocurrir. Aún así, el primer gol del partido cayó del lado de los alemanes. Alaba centra al área y Tolisso remata sin oposición, Marcelo la saca bajo palos y el rechace le vuelve a caer al propio Tolisso que, esta vez sí, fusiló a Courtois haciendo el 0-1. El Madrid siguió con su plan inicial de mover rápido el balón y presionar arriba, haciendo buenos minutos de juego en los que sólo faltó el gol. En el 34’, Hazard centra al área, Asensio la deja pasar y Benzema no consigue rematar. Minutos después, el delantero francés vuelve a perdonar tras un gran pase de Asensio. Al filo del descanso, el empate se volvió a resistir tras un paradón de Neuer a Luka Modric.

Tras el paso por vestuarios, Zidane cambiaba completamente el once y daba entrada a jugadores como Jovic, Mendy, Rodrygo, Vinícius o Kubo, además de otros más habituales para la afición como Keylor, Lucas Vázquez o Nacho. El equipo blanco acusó la juventud y la inexperiencia de la nueva alineación y se vio superado por un Bayern mucho más hecho. En el 61’ Vinícius perdonó delante del portero tras un gran pase de Rodrygo. Cinco minutos después, Lewandowski hacía el 0-2. Un balón a la espalda de la defensa lo controlaba el delantero polaco y a la media vuelta batía a Keylor. Sin casi tiempo para recuperarse, Gnabry hacía el tercero que sentenciaba el encuentro.

A pesar de lo abultado del marcador, aún hubo tiempo para disfrutar con una perla de uno de los nuevos jugadores blancos. Rodrygo se quedaba solo delante del portero Ulreich, y este derribaba al brasileño cuando se iba hacia la portería. La falta supuso la expulsión del guardameta alemán, y el posterior golazo del propio Rodrygo con un remate espectacular a la escuadra.

Mucho todavía por hacer, cosas aún que mejorar en esta pretemporada, pero sensaciones muy positivas en un primer partido que nos ha hecho trasnochar, aunque eso es algo secundario para un madridista que está deseando ver a su equipo. Queda un día menos para que arranque una temporada que esperemos sea apasionante.

@boticario_81

Deja un comentario