Previa | Real Madrid – Eibar

Como en un ataque de alergia inesperado, así se encuentra este Real Madrid, con problemas para respirar, picor en los ojos y un sentimiento de cansancio excesivo pese a no realizar un esfuerzo exagerado. No respira bien el equipo de Zidane, que parece no saber quiénes fueron o peor, quiénes siguen siendo; no son buenos síntomas los que da un equipo incapaz de encontrarse a sí mismo y tener buenas sensaciones.

Con los ojos irritados e incapaz de encontrar espacios en las defensas rivales para generar ocasiones claras de gol, sin encontrar ese pase fácil que permita iniciar una jugada sin riesgos en campo propio. Y con una sensación de agotamiento totalmente incomprensible en un equipo que este año (una vez más) se alejó del título de Liga, y ya fuera de la Champions y la Copa, solo tiene que centrar sus esfuerzos en terminar la temporada de la mejor forma posible; y aun así cada partido parece un calvario para más de un jugador que la tercera carrera ya se le antoja de más.

Este sábado recibimos al Eibar (16:15 h., beIN Sports), equipo que nunca ha ganado en el Bernabéu, lo cual de seguir siendo así sería un buen “antihistamínico” para los de Zidane, que se lleva convocados a diecinueve jugadores en su lista, de la que se caen Ramos, Marcelo (sanción) y Mariano de los convocados para Mestalla. Ocho centrocampistas y ocho jugadores más entre defensas y atacantes, pocas opciones para el técnico francés que podría presentar un once conformado por: Keylor, Odriozola, Varane, Nacho, Reguilón, Modric, Kroos, Casemiro, Ceballos, Bale y Benzema.

El Eibar por su parte, llega a la cita liguera un poco más desahogado tras su última victoria ante el Rayo, se encuentra a tres puntos de los psicológicos 42. Y recordemos que en el partido de ida, el equipo armero nos arrolló completamente. Partido complicado en el coliseo blanco, más por nuestra desconexión que por lo que debería representar realmente.

Ojalá este sea el primer partido de un lavado de cara de una plantilla que nos lo ha dado todo y ahora en los peores momentos, nos toca devolvérselo.

@HCFanego

Deja un comentario