Previa | Bayern de Múnich – Real Madrid

Ya por el 1934 Don Carlos Gardel nos deleitaba con aquel tango titulado “volver” y hoy en pleno 2019 muchas de esas estrofas cargadas de sentimiento del autor argentino nos evocan sentimientos que podemos relacionar con el Real Madrid, a ese Real Madrid al que por mucho que reneguemos en ocasiones, siempre volvemos, pese a que muchos aseguran que nunca debes volver al lugar donde fuiste feliz.

Yo adivino el parpadeo

de las luces que a lo lejos

van marcando mi retorno

Son las mismas que alumbraron

con sus pálidos reflejos

hondas horas de dolor”.

Como si estas primeras líneas las hubiera escrito el mismísimo Florentino Pérez, si entrecierro los ojos puedo ver casi de manera nítida la cara desencajada del presidente con cada fiasco de la pasada temporada, sabedor en su fuero interno de que parte de ese sindiós que se vivía cada fin de semana también era culpa suya. A unas horas del comienzo de una nueva temporada, sin lugar a dudas, el presidente recordará amargamente esas luces del estadio Santiago Bernabéu, alumbrado un estadio a medio vaciar tras una nueva decepción la pasada temporada.

“Y aunque el olvido

que todo destruye

haya matado mi vieja ilusión

guardo escondida

una esperanza humilde

que es toda la fortuna

de mi corazón”.

Parece que después de una mala temporada se olvidan los éxitos cosechados en años anteriores y todo lo que has hecho hasta ese punto de poco vale, porque como bien dice Gardel en sus letras, el olvido, todo lo destruye y mata la ilusión. Pero siempre guardas esa esperanza de cambio, ese pequeño haz de luz que unas veces tiene la cara de Eden Hazard y otras el cambio físico radical de Marcelo. Esa expectación por ver a los nuevos, esa fe ciega que le profesamos al capitán o las ganas locas de empaparte del optimismo que parece rezumar esta plantilla, donde cada entrenamiento parece una fiesta. Te envuelve el nerviosismo por volver a ver a once jugadores vestidos de blanco detrás de la pelota, porque da igual la hora, da igual el lugar y da igual todo, de lo único que tienes ganas es de volver, de volver a sentir, de volver a vivir, de volver a ser, de volver al Real Madrid.

Mañana veremos la primera prueba de Zidane, veremos a los Mendy, Rodrygo, Jovic, Kubo y compañía vestirse de blanco por primera vez, veremos de nuevo a un viejo conocido como es el Bayern de Múnich que esta vez viene sin Robben. que decidió poner un punto y final a su carrera, pero reforzado por grandes jugadores como Lucas, Pavard o Tillman.

Este primer partido no será clave para descubrir nada ni aclarar ideas del aficionado, pero lo que sí que aclara es nuestro deseo de volver.

@HCFanego

Deja un comentario