Bale, el eterno incomprendido

Bale está en la mira de todos los amantes del fútbol. Ya no solo de los madridistas, sino aficionados de otros equipos, que seguro esperan que un jugador de élite como Gareth se recupere y pueda volver a hacer lo que más ama: jugar al fútbol con regularidad. Aprovechando que el tema es candente, desde EC recuperamos una reflexión del pasado 29 de agosto sobre el galés. Decía así…

Este domingo (Real Madrid 2-2 Valencia) se volvió a escuchar la que parece la banda sonora del Estadio Santiago Bernabéu, un soneto del cuarteto de viento de la filarmónica de Madrid, toda ella dedica principalmente a dos jugadores: Karim Benzema y Gareth Bale. Y sí, digo cuarteto porque en realidad son cuatro los que silban, pero como pasa hasta en las fiestas de mi pueblo, cuando todo el mundo se canta el tema de turno, pues uno también se anima.

Durante algunas acciones del encuentro, estos “artistas” del silbido fueron dándonos pequeñas pinceladas de lo que sería su gran obra final. Si Karim remataba fuera un centro de Asensio, allí estaban ellos con sus pulmones a punto. Si Gareth ponía mal la cabeza y remataba flojo, el sonido de viento estallaba en la grada; e incluso algún valiente se atrevía a apostillar “pero quítalo ya hombre”.

La grada del Bernabéu es agradecida con sus ídolos. No encontrarás a nadie que no hable maravillas de Chicharito Hernández, el que eliminó al Atleti, de Manolito Adebayor, que siempre se reía y que además ganó una Copa del Rey o del mismísimo Thomas Gravesen que … bueno pues estuvo por aquí. Pero el problema llega cuando toca hablar de Bale, porque debe ser, que él no ha ganado nada con el Real Madrid.

Tenemos todos los madridistas (me incluyo) una memoria selectiva, porque si retrocedo un poco en mi disco duro interno, me parece ver al galés recorriendo la banda de Mestalla como una locomotora dejando atrás a Marc Bartra para terminar marcando un gol que nos daría una Copa del Rey. O incluso un poco después rematando a gol una excelente jugada de Di María para darnos la ansiada “Décima”. No sé, puede que ya me falle un poco la cabeza, pero creo que en la final de Milán allí estuvo Gareth, no solo desfondándose durante 120 minutos, sino que además marcó uno de los penaltis de la tanda final. Incluso si me apuro mucho en mi búsqueda interior, veo a Gareth Bale marcando el primer gol del Madrid en la Liga.

Gareth como traca final, salió en el Media Day del Madrid previo a la final de Champions de Cardiff (su ciudad), dejando bien claro que estaba al 100% con el entrenador y que asumía la suplencia, cosa poco común entre las estrellas del fútbol, pero olvidadlo, no marcó un gol en cuartos de la Champions ni se ríe constantemente.

Bale no está pasando por su mejor momento futbolístico, eso está claro, pero, ¿quién no ha tenido un mal día? Podéis seguir pintando cada semana, criticando a los mismos como método de ensalzar al otro que os gusta más, pero ya que no tenéis mucha memoria reservad un hueco para recordar que en este estadio se ha pitado a Zidane o Cristiano y sobre todo, que durante los 90 minutos, al campo, se va a animar.

@HCFanego

Deja un comentario