Tu turno, Real Madrid.

Después de una semana convulsa para el fútbol español debido a los percances provocados por el temporal Filomena, la Liga Santander hace una pequeña pausa para Athletic, Real Sociedad, FC Barcelona y Real Madrid, y celebrar entre los cuatro conjuntos una competición que tradicionalmente relacionábamos con los meses veraniegos: la Supercopa de España. Como digo, la nieve y los partidos aplazados han sido los protagonistas en el fútbol nacional durante la última jornada del fin de semana. Pero eso no es un problema para la comunidad que este año va a albergar el trofeo: Andalucía.

 

El FC Barcelona, tras vencer ayer a la Real Sociedad en Córdoba, ya espera en la final a su rival, que se decidirá hoy entre Athletic y Real Madrid en Málaga. Tras el partido del Sábado en Pamplona, la principal preocupación de los blancos era llegar a la semifinal (más que jugarla). De hecho, tras el empate en el Sadar, tuvieron que pasar varias noches en la ciudad rojilla debido a que el temporal no les dejaba partir. Pero finalmente, los de Zidane han conseguido completar todos sus entrenamientos previos y llegan al 100% al choque frente a los vascos.

 

Por tanto, el cuadro capitalino llega a la Supercopa en un estado de forma realmente extraño: pese a demostrar buen juego y dejar grandes sensaciones estos últimos partidos y encadenar nueve encuentros oficiales sin perder, se han dejado 4 puntos en dos semanas contra Elche y Osasuna en el campeonato doméstico que los alejan aún más del Atleti y que preocupan mucho a la afición madridista; algunos lo relacionan con los problemas con el gol, y otros muchos lo achacan a la falta de solidez defensiva que precisamente hace unos meses se convertía en la mayor fortaleza. Sea por lo que sea, el Real Madrid no acaba de convencer a nadie. Además, las críticas no cesan en torno a la figura de Zidane. Su dirección de campo comienza a ser preocupante cada encuentro, ya que sus cambios no han surgiudo ningún efecto cuando más lo ha necesitado el equipo, y pese a conseguir salir del peor bache que se recuerda en Valdebebas de los últimos meses, no acaban de ser todo lo regulares que se necesita y siguen estando lejos de una versión efectiva que les sirva para llevarse la Liga y sobre todo para competir en Europa.

 

Enfrente, en la segunda semifinal, el Real Madrid tendrá al Athletic Club de Marcelino. El conjunto vasco apenas ha conseguido completar un partido a los mandos del asturiano, y fue frente al FC Barcelona. Pese a que poco pudimos ver de los leones en dicho encuentro, ya se empezaron a notar algunos cambios introducidos por el ex del Valencia: nuevo sistema y sobre todo cambio de actitud en la Catedral. El equipo arrancó como un tiro y pese a irse de vacío, consiguieron competir hasta el último momento. Por ello, Marcelino está tranquilo. Sabe que cuenta con una plantilla con amplios recursos y está preparado para hacer conseguir todos sus objetivos con el cuadro rojiblanco. Williams, Muniaín, Íñigo, Yuri, Capa, Rulo … además de las grandes novedades que, como cada año, nos está dejando la cantera vasca, como son Vencedor, Sancet o Morcillo. Por tanto, el Real Madrid debe de andarse con mucho cuidado hoy si quiere unirse a la final de Supercopa de este domingo.

 

Los chicos de Zidane y el renovado Athletic de Marcelino quieren dar un golpe sobre la mesa: los blancos necesitan comenzar a meter miedo para demostrar que siguen siendo aspirantes a todo. Los leones, por su parte, buscan una nueva y mejorada versión que les permita ir para arriba de una vez, porque la calidad y el nivel ya lo tienen.

 

Veremos que nos depara esta nueva semifinal con sabor sureño.

POR: ANTONIO MATEOS

 

AM

 

@Antonio_MateosR

Deja un comentario