Radiografía Madridista | Marcos Llorente

Temporada agridulce para Marcos Llorente, la que supone su segunda consecutiva en la primera plantilla. Si bien el rendimiento del centrocampista cada vez que ha tenido oportunidad de jugar ha sido sensacional, las lesiones le han privado de la continuidad necesaria para asentarse en el equipo titular. Se podría decir que al fin ha logrado reivindicarse, pero que esa reivindación ha durado demasiado poco.

Su inicio de temporada es imposible de calificar, ya que Lopetegui relegó a Marcos al fondo de la rotación. Durante el periplo del técnico vasco solo disputó 1 partido de 12 posibles. Dicho encuentro fue ante el Espanyol, y en él Llorente solo jugó 15 minutos, teniendo una incidencia positiva en el partido.

Con la marcha de Lopetegui su situación no cambió. Solari empezó dándole la titularidad ante el Melilla en Copa del Rey, pero después volvió al ostracismo. En el partido ante el Eibar que el Real Madrid perdió por 3-0, Solari prefirió a Ceballos como sustituto de Casemiro. Una decisión extraña, pero que supondría un punto de inflexión para Marcos Llorente, ya que a partir del siguiente partido en Roma sería titular. En el Olímpico fue el mejor del equipo, las victorias empezaron a llegar (con la excepción del 0-3 sufrido ante el CSKA) y el momento cumbre para Marcos tuvo lugar en el Mundial de Clubes, en el que marcó un golazo en la final y fue elegido mejor jugador.

Pero cuando estaba en su mejor momento y había cambiado la dinámica del equipo, llegó su lesión en el parón navideño. Casualidad o no, el Madrid solo logró 1 victoria en los 4 primeros partidos del año sin la presencia de Llorente en el terreno de juego. La dinámica del equipo mejoró, pero pese a ello Marcos ya tenía la confianza de Solari y el argentino no dudó en darle la titularidad en el Camp Nou por delante de Casemiro, pero de nuevo el canterano se lesionó y vio truncada su progresión.

Su ausencia fue clave en el desastre producido ante Barcelona y Ajax, ya que con su presencia el equipo ha sido más estable en defensa y, sobre todo, más fiable en la salida del balón. Con la destitución de Solari y el regreso de Zidane, su situación ha vuelto al principio: apenas cuenta para el técnico francés, que de momento confianza más en Casemiro y Fede Valverde.

En conclusión, Marcos Llorente ha sido tras Benzema y Vinícius el jugador de mayor impacto y rendimiento, pero la falta de minutos primero y los problemas físicos después han difuminado su temporada. Lo que sí parece evidente es que su posible traspaso el próximo verano sería un gran error teniendo en cuenta el nivel mostrado por el madrileño.

@JavierGomezT

Deja un comentario