Nacho estrena capitanía

No pasará a la historia el partido de ayer del Real Madrid y el Fuenlabrada, en la cuarta ronda de la Copa del Rey. El Real Madrid se impuso por 0-2 en un partido que dominó con un juego poco vistoso y sin brillantez. Lo positivo del encuentro fue ver a jugadores poco habituales como Vallejo, Tejero y Marcos Llorente.

Pero sin duda el protagonismo de la noche se lo llevó Nacho Fernández; que lució por primera vez el brazalete de capitán del Real Madrid tras una vida de blanco y seis años en el primer equipo.

El canterano cumplió el sueño de su vida desde que llegó a la cantera madridista con tan sólo 11 años. Tras terminar el partido el defensa declaró: “Estoy feliz principalmente por la victoria, la responsabilidad de jugar en el Real Madrid siempre es la misma”.

Nacho es el ejemplo de aquellos que proclaman la poca confianza del Real Madrid a su cantera. El canterano ha peleado en todas las categorías inferiores hasta llegar donde hoy está. Es un jugador más que aprovechable, debido a su gran capacidad para adaptarse a cualquier puesto de la defensa; con un rendimiento siempre notable. Sin hacer ruido, el canterano se ha ganado asumir galones dentro del vestuario, transmite coraje, entrega, señorío y carácter para guiar a sus compañeros, tanto en las situaciones favorables como en las más complicadas.

Zidane, desde su llegada, siempre ha confiado en el canterano, y fue la temporada pasada donde alcanzó su consolidación en el equipo; siendo uno de los jugadores más utilizados por el técnico (39 partidos, 3200 minutos, 3 goles, 4 asistencias).

Este año parece afrontar una temporada también prometedora. Desde su debut en 2011 en Mestalla, el jugador ha conquistado 2 Ligas, 2 Copas del Rey, 2 Supercopas de España, 3 Champions, 3 Supercopas de Europa y 2 Mundiales de Clubes.

Sin duda Nacho Fernández es un ejemplo de amor a unos colores y un valor seguro.

JM. Durbá, @93Madridista

Deja un comentario