Crónica | Real Madrid 2-1 Villarreal. El grito que aprendí

2 puntitos eran los que separaban al Madrid del ansiado título de Liga con dos jornadas por jugar. Aún así, el mensaje en rueda de prensa de Zidane era claro: había que salir a morir al Di Estéfano. El título debía de cerrarse desde ya. Es todo lo que se le exige a un club como este, y más tras la racha positiva que arrastran desde la vuelta al fútbol: 27 de los 27 posibles para llevarlos a lo más alto. Enfrente, el Villarreal de Calleja. Con la plaza en Europa prácticamente asegurada, y la Champions ya fuera de alcance, los castellonenses se jugaban más que nada cerrar matemáticamente la plaza a Europa League tras ser otro de los equipos revelación de la temporada, sobre todo a partir del confinamiento, con una serie de partidos brillantes por parte de los amarillos. 

En busca de su segundo campeonato nacional como entrenador del Real Madrid, Zizou planteaba un once con ciertas novedades y demostrando que no apuesta por un sistema fijo; hoy, volviendo al 4-3-3, salía con su clásico Casemiro-Modric-Kroos, y con Hazard y Rodrygo por bandas acompañando al killer silencioso, KARIM BENZEMA. 

Sergio Ramos y su cuadrilla querían la Liga, y lo venían demostrando desde que volvieron al ruedo; poca gente confiaba, pero sin brillar mucho y con muchísimo trabajo, con una solidez que durante muchas temporadas había faltado en este grupo de futbolistas, han conseguido demostrar que ellos más que nadie creían en sí mismos … y así ha sido. A un pasito de la trigésimo cuarta; a un pasito de alcanzar la GLORIA. 

Salía el Madrid a morder. Con una presión muy alta que impedía salir de atrás al equipo de Calleja, y además muy finos a la hora de sacar el balón jugado ante una presión muy tímida del cuadro visitante.  Y ya en el minuto 3, Carvajal tenía la primera, tras un pase largo sensacional de Ramos. Pero el lateral intentaba una vaselina demasiado complicada que atrapaba Asenjo.

Dominio absoluto del cuadro blanco en los primeros compases de partido ante un Villarreal impotente que no era capaz de desarrollar su juego .

Y llegaría el premio en el 28’. Robaba Casemiro y la pelota quedaba para un muy lúcido Modric que, en un tres para dos, el croata hacía valer su inteligencia futbolística. Conducía, dividía y cedía para que Benzema anotara el 1-0. Quien iba a ser si no, el francés acercaba el título. De nuevo, un día más … temporadón el suyo.

Tras el gol, se conectaba un poco más el Villarreal y trataba de buscarle las cosquillas a los blancos con un poco más de balón, pero no llegaban a hacer daño sobre la meta de Courtois. Se mantenían sólidos y seguros los de Zidane.

Al descanso, ni media ocasión para los de Calleja, incluso siendo uno de los equipos que más y mejor ataca de la Liga. Esto reflejaba la concentración y la seriedad con la que había salido el Madrid al Di Estéfano. Daba la sensación de que mucho tenía que cambiar el partido para que el elenco de Zidane dejara escapar los tres puntos… y el alirón.

Para la segunda mitad, el submarino amarillo presentaba varias modificaciones buscando más control del juego, ante un Madrid que lo había manejado a su antojo los primero 45 minutos y que además seguía manteniendo su plan de acción. 

La primera la tenía de nuevo Carvajal, con un jugadón por banda derecha tras un pase exquisito de Modric que finalizaba el español con un tiro potente que repelía Asenjo. 

El partido comenzaba a volverse monótono y Zidane no se fiaba; ante un resultado tan corto, cualquier gol del Villarreal metía a los amarillos en el partido. Así, salían Asensio y Vinicius.

Pero no podía ser otro… SERGIO RAMOS aparecía para cerrar un poco más la Liga. Robaba en medio campo ante Gerard Moreno, se plantaba en área contraria y forzaba un penalti. Tras un intento fallido de ejecutarlo de forma peculiar por parte del camero, que en lugar de chutar la pasaba para que Karim marcara a placer, se tenía que repetir debido a que el ariete francés se había metido en el área antes de lo permitido. En la repetición, era el delantero quien hacía el 2-0 y así mantenerse vivo en la lucha por el pichichi.

Pero ojo, que el partido no había acabado. En el 83’, el Villarreal se volvía a meter en el encuentro con un golazo de Iborra de cabeza que creaba el miedo en el equipo de Zidane.

Se crecía el submarino amarillo en los últimos compases de encuentro y el Madrid se metía atrás tratando de asegurar la victoria en un final de infarto.

Y llegaría el último susto para los blancos … y como no, aparecía el héroe Courtois que merecía este colofón final a su gran Liga. Triple ocasión clarísima para los castellonenses; doblemente desmantelada por Tibu y finalmente, fallaba incomprensiblemente Iborra.

Con sufrimiento … se llegaba al final de los 90’. Un Madrid que tuvo el partido controlado prácticamente todo el encuentro pero que acabó sufriendo tras un gol de Iborra en los últimos 5 minutos. Aún así, nunca llegó a peligrar su título de Liga tras la derrota del Barça en el Camp Nou.

Ya van 34, y otro título más para los de Zidane. Recordemos que llegó, en primera instancia, recogiendo a un equipo muerto que hizo tricampeón consecutivo de Europa y que, en su segunda etapa, tuvo que acudir al rescate, de nuevo, de un grupo en depresión y sin ambición. Muchos querían echar a media plantilla, pero él confió en sus hombres … y tras la derrota ante City y Betis parecía todo perdido. Pero nunca digas hasta aquí con Zidane al mando … 10 victorias en 10 partidos tras la vuelta al fútbol y campeones de Liga. Y a la espera de la vuelta de Champions. Recordad, todo es posible.

C A M P E O N E S. 

POR: ANTONIO MATEOS 

@Antonio_MateosR

AM

Deja un comentario