Crónica| Real Madrid Castilla 4-1 Valladolid B

Convenció el Real Madrid Castilla en la visita al Di Stéfano del Valladolid B, a quien venció por 4-1. Los de Solari cierran la primera vuelta liguera con muy buenas sensaciones tras una racha excelente (9 partidos sin perder) y cerca del ascenso. La primera parte fue un vendaval blanco, y si bien se relajaron en la segunda, su desempeño fue más que suficiente. Los cachorros pueden irse tranquilos de vacaciones de Navidad.

El Castilla recibió un par de sustos en los primeros minutos, solventados por Reguilón, cubriendo muy bien a Álex. Sin embargo, a partir de ahí el filial madridista entró en el partido y se volvió casi imparable. El centro del campo controlaba la posesión y distribuía para que, sobre todo Franchu, destrozara las defensas vallisoletanas. En una de sus internadas, el argentino recibió una falta de Corral, castigada con amarilla. Estaba muy escorada y el centro parecía la decisión obvia, pero Óscar Rodríguez la mandó directamente al fondo de la red. Pasados cuatro minutos, Quezada penetró por la izquierda con velocidad y vio a Seoane llegando desde atrás. La asistencia fue teledirigida y el madrileño definió con seguridad para conseguir el 2-0.

El resultado era excelente para los pupilos de Solari y redoblaron su confianza. Al contrario le sucedió al Valladolid B, que antes de la media hora de juego ya había hecho dos cambios (salieron Corral y Rubén y entraron Alvarado y Becerra). Los hoy visitantes necesitaban ideas nuevas y por tanto arriesgaron en las sustituciones, muy ofensivas. No obstante, ni siquiera así perturbaron la dinámica merengue. El primer filial madridista presionaba muy arriba, haciendo imposible la salida del Valladolid B. Solo tuvieron algunos contragolpes y acciones a balón parado que Belman resolvió sin dudas. El Castilla no solo tocaba con calma, sino que se mostraba también vertical, profundo por bandas, abriendo el campo. Tanis, portero pucelano, se consagró como el mejor de su equipo, y por sus intervenciones al descanso seguimos con 2-0.

A la salida de vestuarios la situación cambió ligeramente, con un Valladolid más entero, dispuesto a remontar. Las primeras ocasiones de la segunda parte fueron blanquivioletas, aunque las taponó la defensa blanca. El Castilla, entendiendo la situación, aprovechó para explotar su velocidad a la contra, pero también sin suerte. Solari, que prefirió volver al control de los primeros 45 minutos, retiró a Feuillassier en favor de Fidalgo. Tras el cambio el filial blanco respiró y tuvo un par de ocasiones bastante claras que sin embargo no se materializaron. Cuando parecía que el Castilla se reencontraba, llegó el gol del Valladolid B en las botas de Miguel.

El conjunto blanco no permitió más reacción pucelana, pues en la siguiente jugada Cristo lanzó rápido una falta y pilló desprevenido al portero para el 3-1. Gol en propia puerta de Apa según el acta. Pese a los goles, la tónica del encuentro no cambió: ambos equipos se movían con mucha verticalidad en busca del gol. En ese correcalles cualquier cosa podría haber sucedido, por lo que Solari introdujo en el campo a Campuzano, otra referencia arriba, en lugar de Óscar. Sin embargo, iban a ser Quezada y Cristo los que fabricaran la jugada del 4-1. El primero disparó desde dentro del área, pero el guardameta detuvo su disparo, y el canario no perdonó el rechace. A partir de ahí, no hubo más historia.

De este modo el Castilla encadena nueve jornadas sin perder y se coloca con 28 puntos (7 victorias, 7 empates, 5 derrotas). En este momento se encuentra a solo 4 puntos del playoff de ascenso, a la espera del resto de partidos de la jornada. La Segunda División B vuelve el fin de semana del 6 y 7 de enero, con la visita de los de Solari al Rayo Majadahonda.

XI Castilla: Belman, Álex, Reguilón, Javi Sánchez, León, Jaume, Franchu (Fidalgo 59´), Seoane, Cristo (Arturo 87´), Óscar (Campuzano 70´) y Quezada.

@_albacg

Deja un comentario