Crónica | Real Madrid 76-82 FC Barcelona Lassa

Misión casi imposible

De antemano era presumible que remontar el average obtenido por los azulgranas en la primera vuelta de la Liga sería una misión casi imposible. Otra cosa era ganar el partido, un encuentro con ganas de revancha tras lo de la Copa y la pancartita del Palau. Motivación máxima por tanto para un Clásico, aunque no sea necesario ni nombrarlo en un partido así.

Primer cuarto para desesperarse con tres pérdidas del Real Madrid en los tres primeros minutos y el Barça apretando en defensa y sacando diez de ventaja, que el Madrid iguala tras tiempo muerto de Laso con un parcial de siete cero que obliga a Pesic a hacer lo propio. Excesivo protagonismo de Llull que sin embargo acabó el cuarto con once puntos en su haber. La igualdad máxima predominó desde este momento junto a la relajación arbitral en el criterio de faltas de los de Pesic que llevaban tres hasta entonces. El parcial al final: 17-17.

Segundo cuarto con un Pangos tratando de sacar partido de la laxitud arbitral a la hora de interpretar la defensa culé sobre Facu. Inicio prometedor de Kuric bien contrarrestado por Carroll y una defensa eficaz de los blancos. Igualdad al ecuador del cuarto. Tres triples del Barça vuelven a hacer la goma. Al Madrid le cuesta un mundo anotar pero poco a poco recorta hasta llegar a tres que pudieron ser uno de meter Ayón los libres de una antideportiva. Super Carroll anota otro triple estratosférico que Kuric devuelve sobre la bocina: 40-45 al descanso.

Si algo hay que tener claro es que el Barça tiene más de uno y más de dos jugadores capaces de hacerte un roto desde el perímetro: Pangos, Heurtel, hasta Singleton. Si a eso le unes que a ti no te entren los tiros y que no logras capturar los rebotes de esos errores, vas cavando poco a poco una fosa. El Madrid no obstante, consiguió que el Barça no se despegara con una buena defensa en la última mitad del cuarto que obligaba a los culés a agotar las posesiones. Los tiros exteriores no entraban y hubo que jugar más por dentro con Ayón porque Tavares tuvo que marcharse pronto al cometer la cuarta falta. 57-62 fue el resultado final del tercer cuarto.

Último cuarto apretado como corresponde a un Clásico. El que no se apretaba era Pesic, un martillo percutor en sus continuas protestas a los árbitros, incluso entrando en la cancha muchas veces. El Madrid consiguió acercar el resultado casi en la mitad del cuarto poniéndose a dos puntos. Las faltas podían empezar a ser decisivas. Dos triples casi imposibles de Kuric y Pangos tras la ocasión perdida del equipo blanco de ponerse a dos puntos, aleja a los de Pesic a ocho puntos que fueron diez tras pérdida de Facu. Randolph volvió a acercar a un Madrid que acabó perdiendo el partido en el rebote defensivo. Al final 76-82 para los blaugranas.

Derrota que no debe desmoralizar a un Madrid con mucho margen de mejora, eso sí. Seguro que lo harán. #HalaMadrid

@pepo2204

Deja un comentario