Despacio y con buena letra

Sigue el Real Madrid con su preparación en tierras americanas para llegar lo mejor posible al inicio de Liga. En frente se encontraba esta noche el Arsenal, un equipo ya más rodado y que fue una buena piedra de toque para los blancos.

          El once inicial nos presentaba la posibilidad de ver cómo casan Benzema y Jovic, aunque nos iba a durar poco la dupla sobre el campo. A los diez minutos de partido, Ramos pierde un balón en defensa, Lacazette se marcha de Keylor y Nacho sacaba el remate con la mano, lo que le costaba la segunda amarilla y la correspondiente expulsión. El penalti lo transformaría el propio Lacazette. Esto trastocaba todos los planes de Zidane, que se vio obligado a meter a Varane en sustitución de Luka Jovic. Con un jugador más sobre el campo y mayor tiempo de preparación, el equipo inglés se hizo con el control del partido. Los de Emery, bien colocados sobre el terreno de juego, hacían mucho daño en cada contragolpe. En el 23’ Aubameyang hacía el 0-2. Un balón a la espalda de la defensa blanca –hoy de azul- lo aprovechaba el delantero gunner para regatear a Navas y hacer el segundo.

          No pintaba bien la cosa para los de Zidane, a los que se les notaba incómodos en el campo, sin cogerle en ningún momento el pulso al partido. Pero en el 39’ se le iba a dar la vuelta a la tortilla. Sokratis, al igual que Nacho, veía dos cartulinas amarillas prácticamente consecutivas y dejaba a su equipo con diez. Con los mismos jugadores sobre el terreno de juego, el Real Madrid se hizo con el mando del partido y empezó a acumular ocasiones, la más clara una de Karim Benzema al filo del descanso que se marchó tras rozar en el palo.

          La segunda parte se iniciaba con el habitual carrusel de cambios. El técnico madridista daba entrada, entre otros, a Gareth Bale, que tanto está dando que hablar este verano. Y como el fútbol es caprichoso, tuvo que ser el galés el que marcara el primer gol para los blancos. Marcelo da un gran pase a Isco, quien cede a Asensio y tras una media vuelta espectacular, el balón le cayó a Bale que la empujó al fondo de la portería y acortaba distancias. Eran los mejores minutos del Madrid. En el 58’, Asensio, que minutos antes había estrellado un balón en el palo con uno de sus espectaculares zurdazos, hacía el empate. Tras una recuperación de Kroos en el centro del campo, un tuya mía de Marcelo y Asensio acababa con un golazo por la escuadra del mallorquín. Por fin volvía a firmar un gran partido Marco Asensio, del que se espera que termine de dar ese paso al frente. Pero la noche se iba a torcer para el extremo madridista, que tuvo que abandonar el campo tras sentir algo en la rodilla y marcharse entre gestos de dolor y rabia.

          Tras el empate Zidane siguió haciendo cambios y metía a Vinícius, Seoane y Dela. El ritmo del partido bajó y las fuerzas de nuevo se igualaron. A punto estuvo de adelantarse de nuevo el Arsenal, pero Bale sacaba el remate bajo palos cuando ya se cantaba el gol. El propio jugador galés tuvo en sus botas el 3-2, pero el portero esta vez lo evitó. Finalmente el empate no se movió y había que ir a la tanda de penaltis para decidir qué equipo se llevaba el punto extra. Sería el Real Madrid el que se alzara con la victoria tras una tanda en la que fallaron Bale por parte del Madrid y Xhaka, Monreal y Burton en el lado del Arsenal.

          Buenas sensaciones de los blancos en gran parte del partido, fundamentalmente cuando las fuerzas estuvieron igualadas. Cosas aún por mejorar para terminar de ajustar un equipo que va cogiendo forma. Y sobre todo, pendientes de esa rodilla de Marco Asensio que esperemos no nos dé el mayor disgusto de toda la pretemporada.

Deja un comentario