Desidia blanca

En la fría noche de ayer, el Real Madrid tenía que finiquitar la vuelta de octavos de Copa del Rey frente al Numancia. Y aunque la renta del 0-3 en la ida era suficiente para pasar de ronda, había que disputar los 90 minutos de la vuelta con varias cosas en el tintero: jugar bien, recuperar sensaciones o demostrar que la charla – conjura iba a dar sus frutos … pero se congelaron con el frío.

El equipo de Zidane, totalmente lleno de “pavones” o jugadores menos titulares, con Asensio como capitán del barco, demostró controlar el partido durante casi el filo de la primera parte, donde el Numancia, tras una contra de libro perfecta, puso las tablas en el marcador. 1-1 al descanso.

Nuevamente, el Real Madrid pecaba de no solventar los partidos en el primer tiempo, y aunque Lucas Vázquez, por ahora el mejor jugador del torneo copero para las filas blancas, puso el 2-1, la desidia merengue en los últimos tramos del partido hizo que el Numancia consiguiera marcar el 2-2 definitivo.

Sin duda un triunfo histórico, ya que era la primera vez en su historia que el conjunto soriano conseguía arrancar en el feudo merengue un empate. Un empate que realmente para ellos no supo a nada, ya que la eliminatoria había caído del lado blanco con un balance de 5-2. Eso sí, en la moral de cada uno de los jugadores del Numancia quedará en el recuerdo. Sobre todo para Guillermo Fernández, que fue el jugador encargado de marcar dos los tantos.

La parte negativa se la lleva el Madrid y el Santiago Bernabéu, que no empieza con buen pie este año ya no solo en liga, sino también en Copa del Rey, ya que ha cosechado dos triunfos como visitantes en casa del Fuenlabrada y Numancia; pero en el feudo blanco no han sido capaces de pasar del empate.

@lamariadelocean

Deja un comentario