Crónica| CSKA Moscú 93-87 Real Madrid

Remó durante la segunda parte el Real Madrid para morir en la orilla frente a CSKA, terminando derrotado por 93-87. Los de Laso estuvieron lastrados todo el partido por un primer cuarto horrible a todos los niveles que terminó 33-11. Desde ahí, fue muy difícil sobreponerse a la superioridad que habían mostrado los rusos, y cuando la remontada se veía en el horizonte, el partido terminó. Los de Laso se quedan con 13 victorias y 8 derrotas en Euroliga, a salvo pero lejos de la primera plaza.

El primer protagonista del encuentro fue un Campazzo muy voluntarioso pero poco acertado. Sus fallos en ataque se extendieron a sus compañeros, que se durmieron en defensa. El CSKA, además, necesita muy poco para animarse, y menos si Sergio Rodríguez está más motivado que de costumbre. Los de Laso metieron el primer triple para a continuación recibir un contundente parcial de 15-0 en tres minutos. El Chacho, Kurbanov y Clyburn estaban muy cómodos, y la defensa del Real Madrid apenas podía reaccionar. Cuando Itoudis decidió dar minutos a su mejor anotador, Nando de Colo, el resultado ya era de 24-7. El primer cuarto estaba mereciendo ya la categoría de suplicio para los blancos, salvando la estadística solo en el rebote. Al final de los diez minutos iniciales el marcador reflejaba un clarísimo 33-11.

La defensa individual y el paupérrimo acierto desde todas las distancias lastraban al Madrid, muy tocado. Solo Tavares aparentaba cierta intención de remontada, pero vio cómo sus compañeros no le seguían. En el segundo cuarto siguieron las pérdidas y en ataque no vimos la brillantez de otros días, pero al menos la sensación no era de derrota confirmada. La diferencia seguía rondando los 20 puntos, aun así, pues el equipo ruso no se descolgó del encuentro ni mucho menos. Sergio Rodríguez y Othello Hunter eran letales en cada asociación e impedían cualquier conato de despegue blanco. Para el CSKA, el partido era un paseo, y si bien los blancos no estaban tan inoperantes como antes, su nivel no era rival para los rusos. Carroll fue el único que pudo romper las barreras rivales para hacer los últimos puntos de su equipo, claramente insuficientes. Llegamos al descanso con 54-31.

La sensación que se desprendía del juego madridista era de necesidad de cambio radical. La charla en el vestuario debió ser antológica, porque el equipo que salió a la cancha en el tercer cuarto no parecía el mismo. Luka Doncic empezó a carburar y con él se pusieron en marcha todos sus compañeros. En ataque, poco a poco, el Real Madrid se colocó en sus números habituales, mejorando mucho los porcentajes. Salió a cancha Randolph, que parece que consolida su recuperación, y junto a los triples del esloveno y de Campazzo los blancos se permitieron soñar. Sin embargo, a los de Laso les faltó cerrar la sangría defensiva, pues CSKA pudo responder a casi todas las canastas. El Madrid ganaba el parcial del cuarto, pero la enorme diferencia previa hacía muy difícil la remontada. Así, para el último cuarto, que prometía ser de infarto, el resultado era de 78-60.

Los de Laso sabían que les quedaban diez minutos para el todo o nada. Sabían, además, que la reacción solo podía empezar por una defensa perfecta. Y a eso se dedicaron. El Real Madrid secó al CSKA por completo, dominando en el rebote y forzando tiros muy difíciles. Al mismo tiempo, tirados por un Campazzo fallón en ataque pero bien cubierto por sus compañeros, se acercaron en el electrónico hasta colocarse a solo 8 puntos (78-70). En ese momento pidió tiempo muerto el preparador de CSKA, viéndole las orejas al lobo. Después de la charla en el banquillo, los rusos se desperezaron. Rodríguez y Fridzon no estaban dispuestos a echar a perder todo el trabajo anterior y volvieron a ampliar la distancia. El Madrid supo rehacerse y volver al -8, pero se quedó sin tiempo. Así, al final del partido el marcador se quedó en 93-87.

De este modo, el Real Madrid se coloca con 13 victorias y 8 derrotas en la fase regular de la Euroliga. Debe estar ahora muy pendiente de los resultados de sus perseguidores directos, puesto que el primer puesto (que ocupa el CSKA con solo 4 derrotas) ya parece inalcanzable. El mes de febrero se presenta además cargado de compromisos, Copa del Rey incluida. El siguiente partido de los de Laso en Europa será la visita del Olympiacos al WiZink Center, el viernes 9 de febrero a las 20:45 horas.

@_albacg

Deja un comentario