Real Madrid: ¿punto de inflexión o espejismo?

Cautela

El Real Madrid – Leganés cerraba anoche la ida de cuartos de final de la Copa del Rey. Primer partido para el conjunto blanco contra uno de su misma categoría, recordemos que los anteriores choques se dieron contra Fuenlabrada y Numancia.

Los de Zidane visitaban Butarque con “la alineación copera”, nuevamente Asensio y Lucas Vázquez se encargaban de conducir el partido.

Un encuentro que sin duda fue espeso, casi soporífero en algunas partes. Un Madrid que carece de alma ganadora, que juega con desgana… tal fue, que el Leganés tuvo muchísimas oportunidades para ponerse por delante en el marcador y dar la sorpresa copera. Pero Casilla no permitió que se diera dicho campanazo, ya que con su actuación consiguió mantener la portería blanca a 0 hasta el final del encuentro.

El madridismo está acostumbrado a que su equipo salga a golear cuando viene de un partido herido, como sucedió frente al Villarreal en casa, en el que se acabó perdiendo por la mínima y en los últimos minutos. Pero parece ser que esta temporada el Madrid no está teniendo tanto atino como en temporadas anteriores. Aunque no hace falta irse tan lejos, basta con ver que el Real Madrid de las supercopas de agosto no es el mismo Madrid que juega hoy en día. Le cuesta mucho entrar a los partidos y en las segundas partes se desploma. No tiene una continuidad clara, lo mismo golea al Sevilla en la primera parte, haciéndole una manita, que lo mismo está pidiendo la hora frente al Numancia.

Hay que ser cautos. La victoria de ayer es un gran resultado al tratarse de un encuentro a doble partido, pero este no es el Madrid que nos gusta; ese Madrid que solo ve balance en el marcador cuando se es favorable. La categoría del Madrid exige, no solo ganar, sino ganar y jugar bien, y eso hasta hace no mucho era habitual…

Por lo tanto, paciencia y a recuperar esas sensaciones que se han perdido en estos meses o que se han congelado con el frío de la capital.

@lamariadelocean

Deja un comentario