Crónica| Real Madrid 96-89 Movistar Estudiantes

Hubo que sudar, como siempre, pero finalmente venció el Real Madrid de baloncesto al Movistar Estudiantes por 96-89. Los de Laso cierran un año muy mejorable a nivel de títulos con una victoria trabajada que deja buenas sensaciones. Doncic, que ya acostumbra a estar inmenso, sirvió para contrarrestar el efecto de un Landesberg imperial que terminó expulsado. El equipo blanco se reafirma en la primera posición de la Liga ACB con solo una derrota esta temporada.

Los derbis madrileños siempre son encuentros de alta tensión. Las fiestas navideñas no fueron atenuante, y desde el primer momento ambos equipos se emplearon a fondo. El Estudiantes se colocó con un 2-6 de salida y los de Laso se vieron en la necesidad de actuar rápido. Entraron de lleno en el partido desde la defensa, con un Yusta excepcional apoyado en Tavares. A partir de ahí, fue Causeur quien tiró del carro anotador para finalmente poner por delante al Madrid (15-14). El Estu, no obstante, no iba a regalar nada, y acto seguido Vicedo pasó por encima de Campazzo para recuperar la ventaja con un mate. Antes de acabar el primer cuarto todavía pudo Reyes conseguir otra canasta para marcharnos al entretiempo con un ajustado 17-16.

Laso decidió que ya había pasado suficiente tiempo con igualdad en el parqué y sacó a Luka Doncic. El esloveno metió una marcha más al partido y contagió de energía a sus compañeros. Entre él y Felipe Reyes aumentaron la ventaja blanca hasta los 6 puntos (24-18). Los dos eran ahora indiscutiblemente los mejores del partido, manteniendo al Madrid por delante. Aprovecharon además que el Estudiantes comenzó a tirar de tres con mucha frecuencia y muy poco acierto, estancándose en el marcador. Además, los hoy visitantes se cargaron pronto de faltas, provocando que el Madrid sumase muchos puntos desde el tiro libre. Sin embargo, antes del descanso al Estu le dio tiempo a reaccionar para evitar la debacle. Así, llegamos al descanso con 46-39.

El tercer período comenzó tranquilo, con un Real Madrid serio que se fue hasta los 11 puntos de diferencia. Y hasta ahí iba a durar la tranquilidad. Movistar Estudiantes se revolvió, y a base de triples y contragolpes con un Landesberg brillante empataron el encuentro a 50. Los de Laso fallaban absolutamente todo por exceso de precipitación, y el Estu no perdonaba ni una. Solo Taylor pudo parar este parcial con una canasta e intentar provocar la reacción de los suyos. Esta no llegó, sin embargo, hasta que Doncic aprovechó una antideportiva del propio Landesberg para coger aire. Justo a continuación taponó la canasta rival y sirvió una asistencia a Carroll para el triple del americano. Con esto, el marcador se colocó 59-54 y con esa distancia iba a mantenerse hasta el final del período. Antes de comenzar el último cuarto el electrónico reflejaba un ajustadísimo 68-63.

Laso había logrado detener a Landesberg hasta cierto punto, pero para los últimos diez minutos este salió desatado. Apoyado en sus puntos, el Estudiantes endosó al Madrid otro parcial increíble de salida, esta vez de 2-11. No obstante, el Real Madrid está donde está porque no se rinde nunca y no iba a desaparecer del partido. Carroll, Campazzo y Reyes dieron la vuelta al encuentro para dejarlo en 77-74. Aun así, hubiera sido un error confiarse, y todavía el Estu se puso por delante de nuevo. Entonces Taylor se pegó a Landesberg para desarticularlo, y este comenzó a frustrarse. Poco a poco el Madrid fue cogiendo velocidad, y además Landesberg fue expulsado del partido. A partir de ese momento Doncic tuvo vía libre para controlar el encuentro y poner en pie al WiZink Center en varias ocasiones. Así, con tranquilidad, Carroll pudo cerrar el partido y el año con un triple hasta el 96-89 final.

De este modo, el Real Madrid se afianza en el primer puesto de Liga ACB con 12 victorias y solo una derrota. La competición no descansa, no obstante, y ya el próximo miércoles 3 de enero los de Laso visitan a Baskonia (20:00 horas).

@_albacg

Deja un comentario