Crónica | Real Madrid 93-81 Divina Seguros Joventut

La defensa de un hombre

A veces se dice que en los deportes colectivos o de equipo, por mucho que tengas al mejor jugador con talento individual, esto no es suficiente para lograr los resultados esperados.

La víspera de la semifinal de la Copa del Rey que ha enfrentado a Real Madrid y Joventut, toda la atención sobre el equipo verdinegro estaba puesta en un solo jugador de su plantilla, agigantada con lupa de muchos aumentos por su magnífica actuación en cuartos frente al Baskonia: el base italiano Laprovittola.

Parecía antes del partido entre blancos y verdinegros como si el Madrid fuera a jugar contra un sólo hombre; una especie de cinco contra uno en el que ese jugador por sí mismo sembrara el terror en las huestes rivales, al más puro estilo de James Bond.

Y eso mismo debió pensar Laso cuando en el cinco inicial puso a Fabien Causeur, que se convirtió en una sombra del buen base italiano desde el inicio del juego, consiguiendo desactivarle durante gran parte de los minutos que estuvo en pista el dorsal 1 del Madrid. Pero Laso sabía que a pesar del jugador transalpino hacia falta más para doblegar a los verdinegros. Por eso Ayón volvió a exhibir músculo y se marcó un cuarto antológico con ocho puntos anotados y dominando el rebote, faceta que era muy importante para poder ganar el partido y más si lo que está en juego es el pase a una final. Ante el secado al que fue sometido el base de la Penya, Carles Durán tuvo que buscar un plan “B” y ése no fue otro que Todorovic. Pero como esto no va de un solo hombre, ni defendiendo ni atacando, Causeur contó con la inestimable ayuda de Taylor, Facu y Deck – gran torneo el suyo – en defensa, y Laprovittola lo propio con Morgan. El rebote blanco lo complementó Tavares, que parece recuperar el nivel: 26-18.

En el segundo episodio, el Madrid pretendió tomar ventaja y para ello Carroll se puso a lo que sabe y Taylor compaginó la defensa con el tiro exterior. Llull también lo intentaba aunque con menos aciertos que sus compañeros. El rebote seguía siendo blanco aunque ahora era Tavares su dueño. Morgan conseguía no romper el sueño de la Penya tan pronto y dejó la ventaja blanca al descanso en un 48-38 que les dejaba aún concebir esperanzas.


Esperanzas que se diluyeron por completo tras un tercer cuarto, que a pesar de empezar más aturullado, sirvió para que los de Laso pusieran las bases de la clasificación para la final. La ventaja oscilaba entre los diez, catorce puntos. Ventura anotaba también de tres, y lo que no cambiaba era la asfixiante defensa sobre Laprovittola que no le dejaba jugar a su ritmo, aunque cuando lograba zafarse, el Joventut lo notaba. Deck aprovechó para lucirse una vez más en esta Copa demostrando el por qué de su fichaje. El tercer cuarto termina con un 71-52 determinante.

Para terminar, un cuarto en el que los verdinegros tiraron de los triples para tratar de enjugar la ventaja. Sin embargo, Randolph y Rudy contrarrestaron el efecto 6,75. La buena dirección de Facu, al que Laso dio descanso durante fases del encuentro, hizo el resto. El Madrid acabó ganando 93 – 81 ante un Joventut que no tuvo por más que rendirse.


A pesar de tener enfrente a un dignísimo rival, como fue el Joventut, el Real Madrid estará hoy en la Final de Copa del Rey. Una muesca más en el revólver de Pablo Laso, el entrenador que ha devuelto al Madrid a la senda de los triunfos. Con un equipo; él no es un sólo hombre.

@pepo2204

Deja un comentario