Previa | Real Madrid – Ajax

Llegados al punto al que no queríamos llegar, con la temporada pendiente de una carta. Con la eliminación copera y el descuelgue casi definitivo de la Liga, el equipo llega a la vuelta de los octavos de Champions con la lona a escasos centímetros y la boca preparada para besarla.

El Madrid llega tocado pero no hundido, llega con la plantilla al completo menos Ramos por sanción y Llorente, que sigue recuperándose, además de Odriozola y Brahim, que no entran en la lista. Pero llega con dos puñaladas casi mortales de necesidad, porque perder dos partidos seguidos duele y mucho, pero duele mucho más si esas derrotas son contra el eterno rival y siendo superior en los dos partidos. Llegamos con una semana donde se nos ha exigido darlo todo y así lo hemos hecho pese a que muchos no lo veréis así, ahora toca levantar la última carta y rezar para que sea un as. Se esperan pocas rotaciones en el once de Solari, más allá de la obligada de Nacho por sanción de Ramos. Se rumoreaba un posible cambio de sistema al 4-4-2 para intentar pelear el centro del campo, pero probablemente salgamos con nuestro once habitual.

Por su parte los holandeses llegan al Bernabéu con el resultado adverso de la ida pero con el convencimiento de que si marcan un gol tempranero pueden aparecer los fantasmas en el coliseo blanco, y con la confianza total en un estilo de juego definido. No es rival fácil el Ajax para buscar una victoria balsámica. Los de Erik ten Hag llegan con más horas de descanso tras aplazar la federación holandesa su partido frente al Zwolle, cosa que favorecerá seguro el despliegue físico de una plantilla joven y prometedora.

Al igual que Rocky Balboa en su pelea contra Ivan Drago, llevamos recibiendo golpes todo el combate, dejando que nuestros rivales desplieguen todo su potencial, pero ¿y si al igual que el “potro italiano” estamos esperando nuestro momento? Tal vez, solo tal vez, veamos a un Madrid que se levanta y lucha como sabe, pelea cada balón, se deja el alma y vuelve a hacernos soñar con levantar nuestra amada orejona. Tal vez y solo tal vez, podamos levantar el autobús del equipo a su llegada y llevarlo en volandas entre todos, para que nuestros jugadores sientan que estamos ahí, para que sepan que estamos en las buenas pero también en las malas. Tal vez y solo tal vez, el Bernabéu sea el de las grandes citas europeas y el Ajax, pese a correr sin descanso, entienda aquello de “noventa minuti en el Bernabeu son molto longos”. Tal vez y solo tal vez debiéramos creer como se cree en el amor, de manera ciega, porque estos jugadores nos lo han dado todo y porque pase lo que pase, estaremos ahí. Porque aunque muchos partidos nos mate ver al equipo así, ya lo dijo Sabina, “amores que matan, nunca mueren”.

@HCFanego

Deja un comentario