Crónica | Mallorca 1-0 Real Madrid. El gato

Corría el año 2010 cuando José Mourinho dijo aquello de “Si no tengo al perro, tendré que cazar con gato” Por aquel entonces el único sentido que tenía aquella sentencia del portugués era el de criticar la poca actividad goleadora de Karim Benzema comparándolo con Gonzalo Higuain, que tiempos aquellos.

El problema viene cuando el equipo ha ido mutando y se ha terminado convirtiendo en un gato todo él. El Real Madrid como buen felino, descanso ronroneando durante veinticinco minutos y le costó el gol de Lago Junior tras una jugada por la izquierda con posterior remate cruzado, muy difícil para Courtois, que no siempre es culpa del Belga. 

Los últimos veinte minutos de la primera parte los blancos, como gato recién despertado saco las uñas, creo al menos cuatro ocasiones de gol, con un Marcelo volcado en ataque y un Benzema con la pólvora mojada que estrelló incluso un balón en el larguero. Vinicius valiente, recordó en fases al de la temporada pasada, rápido, atrevido, encarando pero cuando de definir se trata, se hace de noche en la cabeza del brasileño. Isco desaparecido junto a Jovic y Odriozola como siempre, mucha casta pero poco orden táctico y claro así es imposible.

En la segunda parte se vio mejor al gato, lanzando zarpazos sin orden, sin ideas, sin fuerza. Atacando por el medio, donde se amontonaban jugadores bermellones, la única banda útil era la izquierda donde Vinicius y Benzema seguían intentando colgar balones sin éxito. Llegaron los cambios y con ellos la esperanza claro, Rodrygo y Fede al verde e Isco y Jovic al banco. Pero claro cuando se es gato casero y no se sale a cazar ratones pasa lo que pasa. 

Las ideas para romper la defensa las mismas, es decir, pocas y espesas, la velocidad nula y los cero automatismos convierten a este equipo en un felino predecible. Odriozola una vez mas desbordado se vio obligado a parar una contra y a llevarse la segunda amarilla, ahora con diez parecía como mínimo igual de difícil.

En resumen que pese a la entrada de Brahim por Vinicius y que nos tangaron una vez más un claro penalti, esta vez de Salva Sevilla al malagueño, no merecimos ganar y una vez más, perdimos un partido con el único disparo a portería que recibimos.

Con todo esto, el martes vamos a Estambul a jugarnos la vida y lo que saltara al césped turco no serán ratones de campo, veremos si somos capaces de cambiar al gato por un tigre en apenas tres días porque si no, estaremos a las puertas de otra temporada en la que en marzo ya se habrán terminado todas las competiciones para nosotros.

Deja un comentario