Crónica | FC Barcelona Lassa 78-77 Real Madrid

Sufrida derrota del Real Madrid de baloncesto por 78-77 frente al Barcelona. El primer cuarto estuvo marcado por la igualdad. Después, los de Laso consiguieron una buena racha que les llevó hasta los 11 puntos de ventaja en el tercer período, pero el Barcelona se recuperó y en el último cuarto pudo haber pasado cualquier cosa. La historia del lunes se repitió, pero en el sentido contrario: a pesar de que los blancos dominaron la segunda parte, el encuentro se les escapó en el último minuto. Habrá cuarto partido.

El aliento del Palau no pudo evitar que el Real Madrid estrenara el marcador con una canasta de Campazzo. El argentino saltó a la cancha con mucha intensidad después de haber hecho un mal segundo encuentro. En general, no obstante, parecía que el partido iba a estar planteado de manera muy similar al del pasado lunes. La intensidad defensiva era máxima, y en esta ocasión no venía solo del bando azulgrana. Los de Pablo Laso tenían la lección aprendida y no querían que los locales se encontraran cómodos. En el aspecto ofensivo, el Madrid buscó desde el principio la que ha sido su mayor arma toda la temporada: el triple. El juego de ataque del Barcelona, por su parte, volvía a fundamentarse sobre el rebote. Tomic hizo mucho daño después de las transiciones ofensivas del Barça, pero no el suficiente para conseguir una gran ventaja. Terminamos el primer cuarto 19-18.

El primer cuarto había servido para calibrar fuerzas. El Barcelona se había aprovechado de las faltas y pérdidas del Madrid, y los de Laso se beneficiaban de que Heurtel todavía no había ganado protagonismo. El francés empezó a entrar en juego en el segundo cuarto y demostró que el conjunto blanco todavía no tenía diseñada una estrategia para pararle. Además, el Real Madrid sufría para articular juego ofensivo por la zona central, delegando demasiado en el tiro de tres. Esta estrategia tenía su mayor consecuencia en la ausencia de tiros libres: los de Laso no fueron a la línea hasta pasados 7 minutos del segundo cuarto. A pesar de esto, igualando la pelea por el rebote, el equipo blanco consiguió cierta ventaja en el marcador (29-37). Liderado por Campazzo y Thompkins, dos de los jugadores que menos habían brillado en la serie, el Madrid llegó al descanso 34-40.

Las estadísticas hablaban por sí solas: la superioridad del Real Madrid tenía su base en unos grandes porcentajes de tiro. El Barcelona solo anotó 8 canastas en juego en toda la primera parte, y los tiros libres solo podían sostener su anotación hasta cierto punto. Entre tanto, los de Laso seguían muy acertados. La frustración del Barça se materializó en una antideportiva de Heurtel sobre Rudy. En la jugada posterior, la ventaja del Madrid llegó hasta los 11 puntos (38-49). Sin embargo, a partir de ahí, coincidiendo con el descanso de Campazzo, los locales reaccionaron y consiguieron un parcial de 12-0. El Barcelona se había dado cuenta de que tenía que recuperar el nivel físico si no quería quedarse por detrás en el marcador. Esta intensidad hizo que el Madrid volviera a sufrir para crear espacios en el interior, lastrando su anotación. Llegamos al cuarto final 56-58.

Los últimos diez minutos prometían ser de infarto. El ataque se había colapsado en los dos bandos. Ambos conjuntos habían delegado su anotación en el talento de sus jugadores y sufrían para construir juego colectivo. Heurtel en una canasta y Campazzo en la contraria eran los encargados de tirar de sus equipos. El Real Madrid se encontró con problemas de faltas muy pronto, lo que otorgó más tiros libres al Barcelona, pero supo mantener sus porcentajes de acierto en baremos muy elevados. No obstante, malas decisiones en ataque en las últimas jugadas provocaron que los de Laso llegaran al último ataque un punto por debajo en el marcador (78-77). Al Barcelona todavía le quedaban dos faltas antes de llegar a bonus y restaban 30 segundos. Llull falló la penetración, pero Hanga mandó la pelota fuera. En la jugada definitiva, la defensa del Barça salvó la serie. El encuentro terminó 78-77.


Habrá, por tanto, cuarto partido de esta final de Liga ACB. Al Real Madrid todavía le quedan dos opciones para llevarse el título. La primera se disputará de nuevo en el Palau Blaugrana el próximo viernes 21 de junio a las 21:00 horas.

@_albacg

Deja un comentario